Dra. Veronica Arenas

Productos nuevos, garantizados.

¡Compra Ahora!

Carro 0 $0.00

Experiencia en KAYAK, Cozumel

Feb 25, 2023 | Vacaciones,, Aventura, Magia

Era 3 de enero de 2023, de un día soleado y tranquilo en Cozumel estábamos hospedadas en un hotel que tiene una de las playas más bonitas de este lugar. Esa noche había salido a caminar a la playa y regrese a la habitación a las 5 am y a las 7:30 am ya estaba despierta, las niñas se levantaron a las 9, fuimos a desayunar después a la playa, tome mis clases de estiramiento Libi había jugado voleibol con algunos extranjeros e Irith estaba descansando.

Después les propuse a mis hijas ir a andar en Kayak ya que también venia incluido en las actividades del hotel!

A las tres nos gusta andar en Kayak en lo personal me gusta sentir mi cuerpo trabajar entonces fuimos ellas dos en uno y yo sola. Nuestros limites eran dos muelles, que en la figura 1 están señalados como Muelle 3 de concreto al Norte y Muelle 2 de Madera al sur nosotros salimos del que esta en medio que es el Muelle 1 de Concreto. 

Les propuse a las niñas ir hacia el muelle de madera, entonces íbamos hacia alla. Había varias embarcaciones que pasaban, digamos atrás de nosotras más hacia el mar, más hacia Playa del Carmen que hacia Cozumel

Hubo un momento donde las niñas iban más del lado del mar ósea más hacia Playa del Carmen y les dije que se regresaran, entonces se empezaron a regresar y se dieron cuenta de que el chico del muelle estaba tocando el silbato para decir que nos regresaremos entonces cuando vi ya iban de regreso al Muelle de donde salimos y las vi llegar al muelle como una flecha y yo sentía que en lugar de acercarme hacia el muelle de madera me estaba alejando, no me acercaba entonces empece mi regreso. Estaba sola en ese lugar rodeada de agua y solo algunas embarcaciones pasaban a cierta velocidad por detrás de mi, pero sabía a donde iba. 

Este día descubrí que las corrientes del mar y las corrientes del viento no siempre coinciden a veces están en direcciones opuestas. Eso yo no lo sabía pero me di cuenta que por más que yo quisiera remar primero hacia el muelle de madera y después hacia el muelle de donde salimos no había modo de llegar a ninguno de los dos. Era como si el Espiritu del mar y del viento impidieran que me moviera y no solo eso sino que me empezaba a alejar más y más, las embarcaciones que antes pasaban por atrás de mi y de algún modo me podía empujar hacia la playa con su oleaje, ahora pasaban por enfrente y cada que pasaban me alejaban más y más de la playa y del muelle de donde salí. Entre en un estado de desesperación que se mezclaba con un dialogo con los espíritus del mar, del viento, del Sol y del Gran Espiritu y no me sentía escuchada. Lo único que hacia era remar hacia el muelle. El chico del muelle me hacia señales de que regresara y yo le hacia señales de que no podía regresar, ponía el remo en vertical para que entendiera que necesitaba ayuda que no podía acercarme siquiera, que estaba atrapada entre las corrientes del mar y del viento, que estaban de acuerdo en mantenerme ahi y me alejaban del muelle. Era una verdadera lucha y nadie cedía. Sentía como si una fuerza invisible tuviera un solo dedo puesto en mi frente para mantenerme ahí, el ponía un solo dedo y yo usaba todo mi cuerpo para intentar salir de ahí

Ahí estaba yo sola, en medio del mar (no es pa tanto pero estaba lejos de la tierra) entre las corrientes del mar y del viento que me tenían ahí, FUERZAS mucho más SUTILES que la densidad de mi cuerpo (el viento y el agua es más sutil que todos los huesos de mi cuerpo, 1 cm3 de mi cuerpo es más pesado que 1 cm3 de agua o de viento)  y sin EMBARGO MÁS FUERTES QUE YO. No había poder que me llevara hacia afuera, ni mi voluntad porque yo remaba y remaba era lo único que hacia remar para no alejarme más y eso no me acercaba, en algunos momentos el oleaje parecía más fuerte y pensé en que me podría voltear, era evidente que lo mismo que yo remaba era lo mismo que no avanzaba. Pareciera que no haces nada pero si lo estas haciendo! Estas remando le dices al Universo que no te vas a dar por vencida

Pareciera que no haces nada pero si lo estas haciendo! Estas remando le dices al Universo que no te vas a dar por vencida

Era como estar en una caminadora fija, por más kilometros que hagas siempre estas en el mismo lugar, pero si no lo haces sigues sin perder esas calorías y te mantienes igual. Yo sabia que si no remaba me iba a alejar más, yo sabía que era lo único que podía hacer: remar!!!!! Mi Maestro dice que la detención te aleja más y mucho más de tu objetivo! Me queda clarisisisismoooo si yo me detenía no era solo que no me acercara a la playa sino que las corrientes me iban alejando más.

Algo que me sorprendió es que no me sentía cansada, llevaba ya bastante tiempo remando y no sentia cansancio en los brazos, me sentí perdida, olvidada por las fuerzas del Gran Espiritu y sin embargo no podía ni debía dejar de remar, mientras mi cuerpo tuviera fuerzas yo no dejaría de hacerlo. Se me mojaba la cara con el agua salada, mis piernas me dolieron un poco y yo lo único que sabía es que tenia que regresar al muelle de donde salí y que lo único con lo que contaba era con el kayak y el Remo y mi Deseo!

De repente llego un chico en un “velerito” Cuando llego cerca de mi me pregunto en inglés si necesitaba ayuda, le respondí en inglés que si y me respondío en español hágase pa cá la vengo a rescatar! Jajajaajajjaaj 

Cuando me dijo eso vi que el velero se le quería voltear y empezó a hacer muchas maniobras, yo deje de remar, y cuando me di cuenta ya estábamos a la altura de  otro muelle de concreto en el Muelle 2, mucho más lejano que impresion!!! Pase mucho tiempo en el mismo lugar enfrente del muelle de donde salí pero en cuestión de uno o dos minutos, ya estábamos en el otro muelle, que esta a 300 m, normalmente una persona se puede tardar 5 minutos caminando, yo sentí que paso 1 o dos minutos. Es decir que si yo estuve en el mar sola quizás por media hora y me movía a una velocidad de 300 m por minuto en 10 minutos me hubiera alejado 3 km, y en media hora 9 Km!!!!!

El chico  me decía póngase acá me lo decía como si estuviéramos en tierra firme y solo fuera cuestión de dar un paso, pero no, estábamos en el mar y llevaba ya algunos minutos tratando de yo dirigir el Kayak y no lo había logrado, dudaba un poco me pudiera poner donde el me decía

Pero de repente un milagro sucedió reme hacia el y quede bien alineada junto al velero y me dijo: Pase al velero no importa si se cae al agua como sea usted pásese, y de un movimiento quede en su velero, tome el remo, él el kayak y empezamos el retorno al muelle esto nos tomó más de media hora, el viento nos alejaba me tenía que estar pasando de un lado a otro del velero para hacer contrapeso, pero ya iba mucho mas tranquila. Le pregunte que como se llamaba y me dijo MOISES!!! Eso me dio la certeza de que íbamos a regresar con bien al muelle!!! Me sorprendió tanto que se llamará asi, era una señal más del Universo, el hombre que había separado las aguas del mar rojo, el primer profeta de los hebreos!

Mientras iba en el velero ya iba mucho más tranquila, Moisés no tanto, yo ya hasta platicaba y le pregunté que cuanto tiempo llevaba en ese trabajo, porque de verdad le estaba batallando y me dijo que tres semanas!!! Y yo pues más tranquila todavía jajajaj. Notaba que Moises de verdad iba poniendo en practica todo lo que sabía no pasaban cinco minutos sin que tuviera que cambiar la vela de dirección o yo me tuviera que cambiar de lugar aun así iba en el velero y pensaba: esto se lo tengo que decir a mi Maestro pero no me van a creer! Era tan increíble todoooo entonces llegando le hice un video que grabó Libi y ahí queda el testimonio. 

Video con Moises

Cuando yo me quería dirigir hacia el muelle de madera pensaba que si llegaba entonces mi unión con un hombre se iba a realizar, mejor no me hubiera obstinado con esa idea, de cualquier forma, si recibí el fax.

El 5 de enero, fuimos a andar en Velero, pero definitivamente no lo haríamos sola, asi que nos acompaño uno de los chicos que cuidan los equipos y el llevo la dirección del velero, íbamos las tres, yo super sorprendida porque Irith solo se tuvo que cambiar una sola vez por el tema del contrapeso y el 3 de enero el velero se movía muchísimo y a cada rato me tenia que cambiar de lugar. Lo más sorprendente es que llegamos al muelle de madera, lo cruzamos fuimos más alla y nos regresamos sin ningún contratiempo. El 6 de enero además fui caminando hasta el muelle de madera y super bien, fui y regrese y después llegamos super bien al aeropuerto, aunque andábamos un poco apurada con la comida.

Esta experiencia la explique en las Reuniones Grupales que doy los fines de semana, para aprovecharla 🙂 deseo la disfrutes

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi carrito
El carrito está vacío.

Parece que aún no te has decidido.